Sara Carbonero ha regresado a Madrid por unas horas para presentar su tercera colección para la firma de joyas Ágatha. Con vestido negro de terciopelo, chaqueta étnica y zapatos de Louboutin, la periodista llegaba radiante al evento.

Durante el mismo, Sara ha confesado que no sabe nada acerca del futuro profesional de su marido, Iker Casillas, pero que tiene claro que vaya donde vaya, su familia irá con él: “Estamos abiertos a cualquier cosa porque lo único que tenemos claro es que Iker quiere seguir jugando. Así que, donde le quieran, ahí estaremos. A mí no me da pereza ir a uno u otro lugar. Lo que no concibo es que tuviéramos que ser una familia separada”, ha confesado.

A Carbonero todavía le queda un año y medio de excedencia en su trabajo, aunque asegura que: “Echo de menos a los compañeros, la redacción, me lo pasaba muy bien. Pero lo que es la tele, como medio, no”. Y es que para Sara es muy importante poder disfrutar de los primeros años de sus hijos.

Respecto a los rumores sobre un tercer embarazo, asegura: “Eso fue culpa de una foto súper traicionera y muy mala. En cuanto la vi, supe que me iban a embarazar. De hecho, se lo comenté a Iker”. Pero lo cierto es que, aunque tienen planes de aumentar la familia, no es el momento: “Para empezar, tenemos que saber a dónde vamos a estar. Por eso este no es el mejor momento para pensar en aumentar la familia”.