Hace ya unas semanas que Sara Carbonero e Iker Casillas tienen en casa a su segundo hijo, Lucas, y lo cierto es que para lo reservados que suelen ser con su vida personal, ya hemos podido ver unas cuantas fotos del pequeño por las redes sociales. Las últimas, en el blog de la periodista, Cuando nadie me ve, muestran su lado más maternal e íntimo.

En una de las imágenes, Sara aparece dándole el pecho a su bebé en el sofá de su casa y, en otra, Iker y Martín miran con amor y le hacen caricias a Lucas, que descansa tranquilamente en su cunita. Carbonero también ha aprovechado su última entrada para hablar de lo más difícil de esta nueva maternidad: los celos de su primogénito.

El pequeño de dos años no ha encajado muy bien la llegada de su hermanito y su madre ha estado de lo más preocupada: "No quiero dramatizar sobre este tema y sobre todo no quiero dar lecciones de nada. Solamente cuento mi experiencia, algunas madres la compartirán y a otras quizá les suene a chino. Para mí, sin duda, lo más complicado de estas primeras semanas con los dos peques en casa han sido los celos de Martín", explica.

"Me habían hablado del tema, de esos arrebatos incontrolados que a veces acaban en pellizcos al bebé, pero nadie me había contado que de un día para otro, a mi hijo le cambiaría el carácter radicalmente. No me habían hablado de su tristeza", cuenta añadiendo que le rondaba "un sentimiento de culpabilidad" porque "el príncipe había sido destronado".

Sin embargo, parece que Martín ya se ha encariñado con el pequeño de la casa y "nada más despertarse busca a Lucas por toda la casa, cuando llora le da besos en la cabeza y le pregunta qué le pasa".  La bloguera termina su post tranquila comentando que "las cosas se van colocando de manera natural. Con paciencia y mucho amor todo va fluyendo". ¡Menos mal!