Rocío Crusset, imagen de Brownie

La firma de ropa adolescente Brownie ha presentado esta semana su próxima colección y ha escogido como imagen de la marca a una joven promesa muy conocida por el mundo rosa: Rocío Crusset. La hija de Mariló Montero y Carlos Herrera, como muchos otros 'hijos de', ha escogido el mundo de la moda como profesión y ya hemos podido verla como embajadora de diferentes marcas, como Mango o Gran Canaria Moda Cálida.

Durante la presentación de la línea de Brownie, la joven de 21 años no dudó en hablar con la prensa para contestar con una amplia sonrisa a todas sus preguntas. Así, Rocío se deshizo en halagos cuando le preguntaron por sus padres y comentó que admira a su madre porque "se esfuerza mucho en su trabajo" y que su padre siempre le ha enseñado a tomarse en serio el trabajo. Con estos dos referentes, Crusset no descarta dedicarse al mundo de la comunicación en un futuro, aunque de momento está volcada en la moda.

Eso sí, lo que más interés despertó fue lo relativo a su relación con Jaime Soto, con quien ya lleva casi un año saliendo. "Él me apoya en todo, en mi trabajo y en todo, nos apoyamos mucho mutuamente", comentó. Además, la modelo ve la relación a distancia que llevan como un punto a favor, pues según ella "lo coges con más ganas".

Sin embargo, dejó claro que lo prioritario para ella es su trabajo, ya que aseguró que prefiere dejar a un lado la convivencia con su chico y "vivir a su aire" mientras está centrada en sus compromisos profesionales. Asimismo, declaró que no tiene presentes los planes de futuro con el primo de Lourdes Montes: "Somos jóvenes, me aporta diversión, traquilidad…".