Cass Bird lleva semanas en una lucha con Instagram por haber eliminado hasta tres veces una imagen que le hizo a su hija de 6 años. En la instantánea podemos ver a la pequeña mirándose al espejo, con el sujetador de su madre y con el pecho al descubierto.

La imagen ha provocado un gran revuelo en las redes sociales, quienes se han posicionado a favor o en contra de la censura que utiliza Instagram en algunas fotos. "Simplemente estaba capturando un momento de la infancia que han vivido muchos padres", decía en una entrevista para TIME la reconocida fotógrafa de Nueva York, que explicaba que su trabajo consiste en inmortalizar momentos divertidos y de la vida cotidiana.

La mayoría de los comentarios que se han hecho públicos en las redes sociales son de apoyo a Bird, la gente entiende que no es una foto sexual y que se trata simplemente de un juego de niños. ¿Qué mujer no ha jugado cuando era pequeña con la ropa y los zapatos de su madre? Bird ha publicado la imagen por cuarta vez y parece que esta es la definitiva, ha ganado la batalla.

No obstante, un portavoz de Instagram se ha negado a comentar esta imagen pero ha hecho referencia a las normas de la comunidad de esta red social que indican que: "Por razones de seguridad, hay momentos en que es posible que se eliminen imágenes que muestran los niños desnudos o parcialmente desnudos. Ya que aun cuando este contenido es compartido con buenas intenciones, podría ser utilizado por otros en formas no previstas".