Pastora Soler anunció a finales de 2014 que se retiraba temporalmente de los escenarios por problemas de salud. A pesar del complicado momento profesional que atravesaba, la artista se convirtió en madre de su primera hija, Estrella: "Lo más bonito es que llega justo en un momento difícil para mí. Las cosas pasan por algo, y ha sido en el momento justo".

Ahora la cantante está viviendo junto a su marido, Francis Viñolo, un verano muy especial. La pareja está compartiendo junto a su primogénita su primer verano como padres y no han dudado en recorrer Málaga, Huelva e Ibiza. "Siguiendo los pasos de papá", escribió en su perfil de Instagram junto a una foto donde su marido está haciendo surf y la pequeña montada en la tabla pero en la arena. "Disfrutando. Sus primeros baños, sus primeros días de playa. Felices de verla disfrutó", añadió como título a una tierna imagen de la pequeña.

Aunque sus fans esperan pronto su regreso, Soler todavía no ha puesto fecha a su esperada vuelta a los escenarios: "Claro que volveré. No creo que pueda estar sin hacer lo que he hecho desde pequeñita", confesó en una entrevista. Además, la artista ha inculcado a su hija su pasión la música: "A mi hija le he puesto de todo desde que estaba en la barriga. Y le sigo poniendo muchas canciones que a mí me gustan, como las de Alejandro Sanz las de Pablo López, que tiene una nana muy bonita. Le he puesto mucho a Mozart, porque está comprobado que a los niños les relaja mucho la música clásica. También le pongo a Paco de Lucía. Quiero que crezca escuchando mucha música porque eso enriquece a una persona".