Como he dicho muchas veces ser madre es un mundo, no viene con manual de instrucciones y cada una lo vivimos de una manera, pero creo que todas nos sentimos un poco identificadas con esto:

• Caos y “miedo” el primer día en casa con nuestro bebé:

En el hospital todo es muy fácil porque nos ayudan y nos sentimos algo más protegidos pero cuando llegamos por primera vez a casa con el nuevo miembro de la familia nos entran ciertos miedos y ciertas dudas. De todos modos el instinto maternal, nuestros maridos, familiares y el tiempo nos hace solucionar y arreglar cualquier duda que tengamos.

Caos y “miedo” el primer día en casa con nuestro bebé: | Curro-GO Photo&Video

• Cambiar un pañal es fácil pero no te confies:

Todos vemos muy sencillo o que será muy fácil, poner los pañales a nuestros pequeños y es cierto que no tiene ninguna dificultad, pero puede ser que los primeros por miedo a ponérselos “apretados” o a veces con las prisas los pongamos un poco regular y se les escape el “pipí” o el “popo”. ¡Qué no cunda el pánico!

• Olvídate de ir impecable:

Desde pequeña me ha encantado ir arreglada y cuidada pero una vez que eres madre tienes que tener claro que es complicado ir impoluta siempre, porque nuestra ropa pasa a ser el blanco ideal para los churretes o el pañuelo perfecto de nuestros hijos.

Olvídate de ir impecable | Curro-GO Photo&Video

• Olvídate de ver mucho mundo el primer año de tu bebé:

Está claro que hay padres que se organizan fenomenal para todo y planean unos viajes fantásticos siendo sus hijos súper bebés pero lo más normal es que el primer año de vida de tú pequeño sea una odisea el viajar o salir del país.

Olvídate de ver mucho mundo el primer año de tu bebé | Curro-GO Photo&Video

• La vida con la pareja cambia al principio:

Tú pareja o marido pasa a tener un vínculo más fuerte contigo cuando también se viven situaciones más tensas por la falta de sueño y nuevas obligaciones.

La vida con la pareja cambia al principio | Curro-GO Photo&Video

• Las madres y nuestras historias a veces se hacen cansinas:

Sí, las mamás estamos tan orgullosas de nuestros hijos que estamos continuamente contando a los demás nuestras batallitas y nuevos logros de nuestros pequeños. A las amigas que son mamás a veces les resultan muy divertidas o de gran ayuda estas conversaciones, pero a las que aún no lo son puede llegar a aburrirles.

• Nuestros caprichos pasan a ser su bienestar:

Ya no te preocupas tanto de invertir tu dinero en ti, sino que ellos pasan a ser tu prioridad número uno y verlos con lo mejor y felices es lo que nos hace realmente feliz.

Nuestros caprichos pasan a ser su bienestar: | Curro-GO Photo&Video

• Te sabrás de memoria todas las canciones infantiles:

Tengo que reconocer que más de una vez voy cantando por la calle “Pepa pig” o “La patrulla canina”.

• Un pequeño rasguño puede hacer que se nos salga el corazón del pecho y te sientas culpable de ello:

No sabéis lo mal que lo paso cuando veo que Anita se cae y la caída no ha sido muy leve. Cuando una es madre prefiere que todo le pase a ella pero que sus pequeños no lo pasen mal.

Cambiar un pañal es fácil pero no te confies | Curro-GO Photo&Video

• Sentirse culpable en algún momento cuando te vas a trabajar:

Tengo claro que hay que trabajar y que el día de mañana valorarán mi trabajo pero es inevitable en algunos momentos sentirme mal por no pasar más tiempo con Anita y sus hermanos. Aún así creo que es necesario y un ejemplo para nuestros hijos el trabajar y compaginar vida laboral y familiar aunque es MUY complicado.

Las madres y nuestras historias a veces se hacen cansinas | Curro-GO Photo&Video

Y como estose podrían numerar muchas más cosas, pero siempre tengo claro que si pongo una balanza ganarían los momentos positivos y la satisfacción que tengo de ser madre.