Debo de confesar que soy de las que opinan que en generaciones anteriores, a pesar de contar con menos medios, se daban mejores condicionantes para educar a los pequeños de cada casa. Es muy probable que nuestros padres nos educaran mejor de lo que lo hacemos nosotr@s, por ello siempre es bueno tener en cuenta sus consejos, para transmitirles a nuestros hijos todo nuestro cariño y equilibrio, para que sean inmensamente felices. Ese debe ser siempre nuestro objetivo, LA FELICIDAD DE NUESTROS HIJOS.

Transmitirle los valores que nosotros hemos recibido, siempre desde el respeto | Elena Arcelus

La paciencia con ellos, saber escucharlos, ponderar sus intereses con sus deseos, deberían estar siempre presentes en nuestro día a día, para ayudarles a crecer como personas.

Hay maneras y maneras de regañar a nuestro hijos, todas cumplen el objetivo | Elena Arcelus

Transmitirle los valores que nosotros hemos recibido, siempre desde el respeto, es otro aspecto que considero fundamental. Hay maneras y maneras de regañar a nuestro hijos, todas cumplen el objetivo, pero hablarles con cariño, sin malas formas y palabras malsonantes, contribuirá a que ellos también sean respetuosos el día de mañana.

Está muy de moda decir ahora que los niños deben de ser autónomos, pero yo opino que hay que prestarles la ayuda que precisen. Hay que ser comprensivos, y que se sientan respaldados cuando algo no les ha salido bien.

Hay que ser comprensivos, y que se sientan respaldados | Elena Arcelus

Posiblemente el mayor defecto que tenemos en las nuevas generaciones es ser excesivamente permisivos y condescendientes con nuestros hijos, dando prioridad a sus exigencias a veces para estar contentos. Es indudable que haríamos mal si no estableciéramos algunos límites y mantenerlos, que los protejan, que les permitan adquirir conciencia de la responsabilidad y sobre todo que generen un equilibrio en la familia.

Finalmente me gustaría defender el uso de las buenas costumbres. Para ello, sólo tenemos que recordar cómo era un día cotidiano en nuestra infancia, la que nos regalaron nuestros padres. Hasta la semana que viene y gracias una semana más por seguir dedicándome un ratito.

Posiblemente el mayor defecto que tenemos en las nuevas generaciones es ser excesivamente permisivos | Elena Arcelus

Seguro que te interesa...

¡Mamá y mujer!