Shakira tiene una gran preocupación, y no es precisamente que Antonella Roccuzzo la tenga vetada en su círculo de amistades entre las que se encuentran algunas de las WAGs del Barcelona, tal y como revela el Diario Gol, sino su hijo Milan.

Tal y como ha informado el portal Vanitatis, la colombiana ha pasado cuatro días en el hospital Teknon de Barcelona al lado de su pequeño que fue ingresado. No se sabe la causa, sólo que el cuadro clínico que presentaba el niño indicaba que la mejor opción era que estuviera bajo observación dentro del centro sanitario.

Las fotos que ha publicado en exclusiva Vanitatis, revelan a una Shakira con cara de preocupación, que ha estado en todo momento al lado de su primogénito. Acompañada en por su inseparable asistente, Sofía Eclair, la artista ha entrado y salido del hospital con gesto serio.

El último día que se vio a Milan se encontraba perfectamente, jugando en la escuela infantil del Barcelona, equipo en el que milita su padre, Gerard Piqué. Precisamente ese día también estaba por allí Antonella Roccuzzo, que no se acercó a saludar a la de Barranquilla mientras que otras mamis del Barça sí que lo hicieron.