Miguel Bosé acudió a la comisaría hace unos días asegurando haber sido víctima de un ciberataque por el que le estaban extorsionando. Según las palabras del cantante, tal y como recoge El Español, le amenazaron con unas fotos de sus hijos por las que le piden 60.000 dólares si no quiere que salgan a la luz, ya que en ellas se reconocen las caras de los pequeños.

Y es que en el verano de 2016, el parque Disneyland Anaheim de Los Ángeles le invitó junto a sus hijos para disfrutar de sus instalaciones. Así que el artista y sus pequeños no se perdieron la cita, eso sí, Miguel evitó en todo momento que les fotografiaran la cara. Es más, solo permitió unas pocas para su colección privada y asegura que el fotógrafo destruyo después la copia.

Las amenazas han llegado a través de diferentes mails: “Estimado Miguel Bosé le escribimos en relación a unas fotos que nos hicieron llegar a nuestra redacción que intentan vendernos… y a ver si nos daría la misma entonces considerar comprar las fotos”.

Más tarde recibían otro en el que le pedían expresamente una cantidad: “Señor Bosé, tenemos entendido que una reportera entró en comunicación con usted en relación a unas fotos que estamos queriendo vender a esta publicación, si tiene una mejor oferta… tenemos una oferta inicial de 60K USD (60.000 dólares) por todas las fotos. Eso nos ofrece… tenemos más fotos estas de Disney, otras en un jardín… usted diga qué quiere hacer…”.

Ante la insistencia de los extorsionistas porque diera una respuesta rápida, finalmente Bosé decidió acudir a la policía y denunciar lo que estaba sucediendo.