Michael Bublé y Luisana Lopilato están celebrando los cinco años de su hijo mayor, Noah, por todo lo alto después unos meses muy complicados tras descubrirse que había sido diagnosticado con cáncer de hígado.

Una inesperada noticia que tomó por sorpresa a la argentina y al canadiense, quienes no dudaron en aparcar sus carreras profesionales para estar junto a él todo el tiempo necesario. "Pensé que nunca volvería a la música", comentaba Bublé. Y agrega que "la familia es lo que me importa, la salud de mis hijos es lo primero, la relación con mi familia, mi mujer, mi fe… es la prioridad que tengo en la vida. Vivo con una perspectiva que no tenía antes y me permite no tener miedo".

Ahora ya recuperado y junto a su familia, sus padres han demostrado que están muy contentos y agradecidos por haber logrado vencer la enfermedad. Un momento completamente emotivo que ha venido acompañado unos meses más tarde con la llegada de su nueva hija, a quien le pusieron el nombre de Vida como símbolo de la trayectoria de su hermano.