Laura Matamoros ha decidido quitarse de encima los kilos de más tras su embarazo. La joven ya ha adelgazado 12 kilos de los 27 que hizo, pero todavía quiere perder 10 kilos más.

Laura está trabajando a tope en el gym, lo que en un principio generó un gran número de críticas ya que muchos seguidores decían que no había respetado la cuarentena. Pero Laura se ha defendido diciendo que está siguiendo las recomendaciones de su médico y de su entrenador, puesto que es consciente de que no puede realizar ni abdominales ni deportes de impacto. Pero sí que practica deporte y sigue una dieta sana y equilibrada.

Aun así, Laura quiere perder al menos 10 kilos más de cara a la boda de su hermano Diego Matamoros que se celebra este verano. Ella tendrá un importante papel ya que Diego le ha pedido que sea su madrina, por lo que está trabajando a contrarreloj para estar radiante ese día.