Josh Duhamel está disfrutando a tope su faceta como padrazo. Desde que se convirtió hace unos meses en padre de una ricurita de bebé junto a Fergie, Josh está demostrando con creces que es todo un padre de diez.

Le hemos visto en multitud de situaciones deshacerse en mimos con su niño Axl Jack, pero en esta ocasión, un paparazzi ha captado la estampa más tierna de todas las vistas hasta el momento.

Y es que no hay nada más dulce que ver como un padre se come a besos a su pequeñín,  pero además de ternura, el atractivo de estos padres aumenta hasta límites insospechados. Porque en ese ‘ooohh que mono’ que nos sale a todos al ver imágenes de este tipo, no sabemos muchas veces si es por el niño o por el padre.