Hace semanas que se lleva rumoreando un posible embarazo de Irina Shayk y Bradley Cooper y, aunque ninguno de los dos se ha pronunciado al respecto, las palabras sobran después de protagonizar la modelo rusa el momentazo de desfilar embarazada para Victoria´s Secret.

Y es que hasta horas antes de empezar el desfile de la firma de lencería no se sabía si Irina terminaría subiéndose a la pasarela o no. Algo que finalmente sí ocurrió y fue una forma de confirmar embarazo de una manera oficiosa.

Ahora, parece ser que el hecho que Irina esté en cinta es mucho más rentable que no lo hubiera estado pues se ha convertido en la primera modelo en desfilar para Victoria´s Secret embaraza y le ha saco partido.

"La modelo habría podido pedir hasta un 30% más de su caché habitual", según cuentan desde Personality Media, la consultora especializada en el análisis de personajes públicos, tal y como recoge 'La Otra Crónica' de El Mundo.

Pero esto sólo es el principio pues a partir de ahora a Shayk se le abren las puertas de nuevos mercados que hasta ahora era inaccesible. "Ahora se abre ante ella un nuevo espectro comercial, un nuevo perfil de marcas de un mercado distinto que van a querer contar con ella. Porque ahora es una mujer, trabajadora y, además, madre", recoge Personality Media.