La cantante Iggy Azalea ha querido compartir en sus redes sociales una foto de chiquitita antes de pasar por sus numerosas cirugías. Al ver la foto, sus seguidores no podían reconocer a la artista que ha cambiado tanto en estos últimos años.

Aunque ha subido esta foto al natural, a Iggy nunca le ha dado vergüenza hablar de sus numerosas visitas al quirófano. Desde los 20 años, el bisturí se ha convertido en el mejor amigo de la australiana. A simple vista se puede ver que la cantante se ha retocado la nariz, los labios y el mentón, así como su cintura.

Fueron sus seguidores los primeros que no reconocieron a su rapera favorita en esta última foto, ya que le peguntaron que quien era la niña pequeña. ¡Muy fuerte!