Irina Shayk y Bradley Cooper han seguido con su hija Lea de Seine la misma tónica que con el embarazo y el parto: guardar su privacidad lo máximo posible.

De ahí que cuando podemos verla en alguna que otra foto de los paparazzi, observemos los grandes cambios de la pequeña que ya no es tan bebé, ya que el próximo mes de marzo cumplirá un año.

En una de las últimas publicaciones que recoge un Instagram dedicado a la pareja y a su niña, vemos lo crecidita que está ya Lea y lo mucho que se parece a su padre. En brazos de su guapa mamá y curioseando a su alrededor, la pequeña es el vivo retrato del actor.