Chrissy Teigen ha hablado sin tapujos de su depresión postparto tras dar a luz a su hija Luna Simone. En un artículo publicado en la revista Glamour, la guapa modelo y presentadora no se corta a la hora de relatar los tristes momentos que ha vivido.

“Tenía todo lo que necesitaba para ser feliz, pero me sentía infeliz”, asegura. “Pero el postparto no discrimina. No lo puedes controlar. Y te sientes culpable y mal. Por eso es difícil comenzar a hablar de su padecimiento”, sigue escribiendo.

Y es que pese a que Teigen contaba con la ayuda de su marido, John Legend, su madre y una niñera, no se encontraba bien: “Salir de la cama para ir al set de rodaje era horrible. Las lumbares me palpitaban, los hombros me dolían. No tenía apetito. Podía estar dos días sin probar bocado”, desvela.

Chrissy agradece especialmente la comprensión y paciencia de su marido: “Él fue paciente, amoroso e intentaba comprender todo lo que me pasaba. Estoy muy agradecida con toda la gente que me apoyó en esos momentos”, y sigue: “Él quiere verme feliz y con energías. Pero no me presiona por volver a verme así. Sabe que es difícil”.