Si la semana pasada Ashley Graham recibía un montón de comentarios bastantes negativos tras publicar una foto dando el pecho a su hijo, que llegaba al mundo hace pocos días; la modelo ha demostrado que no tiene miedo a las críticas de su haters y ella está dispuesta a mostrar la realidad que esconde tras el parto.

Ashley ha publicado una imagen, muy natural, donde aparece frente al espejo con ropa interior desechable: "Levanta la mano si no sabías que también cambiarías tus propios pañales. Después de todos estos años en la moda, nunca podría haber adivinado que la ropa interior desechable sería mi prenda favorita, ¡pero aquí estamos! Nadie habla de la recuperación y la curación por las que pasan las nuevas mamás. ¡Quería mostrarles que no todo es arcoíris y mariposas! Ha sido difícil, pero mi amiga Chelsea @cmrh y directora ejecutiva de @fridamom está haciendo olas e iniciando conversaciones honestas. Es increíble los obstáculos que aún enfrentamos al hablar sobre lo que realmente pasan las mujeres. Todas las cosas que ella me envió han sido un salvavidas".

Un post con el que en cuestión de horas ha superado los 700 mil likes en Instagram, y es que han sido muchas las que se han sentido muy identificadas con la modelo.