Durante años, la hija de Micky Molina y Lydia Bosch ha preferido mantenerse al margen de los medios, pero este martes Andrea Molina acudió a su primer photocall en la inauguración de Woman en El Corte Inglés de la calle Serrano de Madrid. En su debut, la joven de 23 años se animó a cruzar sus primeras palabras con la prensa y se mostró de lo más agradable y espontánea en todo momento.

Como no podía ser de otra manera, Andrea fue preguntada por la relación nula que tiene con su padre, aunque dejó claro que no iba a hablar del tema y que "quiero que se me pregunte sobre mí, no sobre mi alrededor". Aunque no tenga contacto con Micky, sí que de vez en cuando se ve con la familia de esta parte: a veces queda con su tía Ángela y con su prima Olivia.

La joven está intentando abrirse camino en el mundo de la interpretación y ha confesado que le está costando bastante: "Hay mucha gente muy preparada y que es muy buena. Yo creo que esto es una carrera de fondo y hay que aguantar", cuenta. A pesar de que muchos puedan creer que sus apellidos son la puerta al estrellato, Andrea lo ha desmentido y ha confesado que ha hecho algún corto, pero que "ya llegarán las cosas cuando tengan que llegar".

En cuanto a su relación con Juan Fernández, del grupo Marlon, ha contado que "me hace muy feliz" y espera que "dure para siempre". Los tortolitos llevan dos meses juntos y están viviendo lo mejor de la relación. Ana Fernández, novia del vocalista del mismo grupo Adrián Roma, ha salido en uno de los videoclips de la banda, pero Andrea cree que "hay que separar las cosas". Eso sí, las dos novias de los artistas se llevan estupendamente entre ellas. ¡Nos encanta!