Esta semana Adele sorprendía con sus declaraciones para la revista Vanity Fair al revelar que había sufrido depresión postparto. Y es que si bien recordamos, en octubre de 2012 la cantante se convirtió en madre de su hijo Angelo, fruto de su relación con Simon Konecki, y posteriormente se retiró de los escenarios.

“Me sentía como si hubiese tomado la peor decisión de mi vida”, declaraba la artista británica, y reconoce: “Me siento demasiado asustada para tener otro bebé”. Y describe cómo se sentía en ese momento: “Estás preocupada porque puedas herirle o porque no estás haciendo un buen trabajo”. Y añade: “Finalmente dije, voy a darme a mí misma una tarde a la semana solo para hacer lo que yo quiera sin mi bebé”.

Adele no ha tenido pelos en la lengua a la hora de reconocer: “Desearía tener más libertad para hacer lo que quisiera, siempre que quisiera”, aunque tiene claro que su hijo es lo más importante para ella.

Ahora está inmersa de lleno en la gira de su disco ‘25’ y confiesa: “Disfruto estando de gira, pero a veces me siento culpable porque, aunque llevo a mi hijo conmigo todo el tiempo, algunas noches no puedo meterle en la cama”.

Pero Adele no ha sido la única celebrity que ha reconocido haber sufrido postparto, otras como Hayden Panettiere, Gwyneth Paltrow o Alanis Morissette también lo han contado.