Poeta, fotógrafo, modelo… y sobre todo machote. Victor Ross es un artista de lo más polifacético del que nos encantaría convertirnos en su musa particular y que nos susurrara por las noches sus poemas más pasionales.

Nació en un pueblo rural situado a las afueras de Kansas City, Missouri, en 1985. Este americano de 28 años sabía que tenía que volar fuera de su ciudad natal si quería desarrollar su faceta como artista. Fue entonces cuando la agencia L.A Models descubrió los encantos de Ross que le llevarían al estrellato.

En el año 2005 se trasladó a Los Ángeles donde conquistaría las principales firmas de moda con su belleza racial. Además también ha sido imagen de importantes campañas de publicidad, ha grabado varios videoclips y ha sido portada de revistas tan prestigiosas como: GQ, Vogue y Blink.

Y es que este mulato de cuerpo fibrado, piel bronceada y cara de macho empotrador tiene todos los atributos para proclamarse como el hombre perfecto. Y es que no sólo es guapo, culto y está para comérselo sino que su mayor virtud es ser un padrazo de su hijo River. ¿Se puede pedir más?