El saltador de trampolín británico Tom Daley ha confesado durante una entrevista para la BBC Radio 1 que alguna vez se ha mirado en el espejo, con su medalla olímpica puesta y completamente desnudo.

Cheeky Matt, el anfitrión del show, le preguntó a Tom que si él había usado su medalla para hacer cosas 'sexys' y él respondió rápidamente que: "No… A veces tienes que ponerte la medalla olímpica desnudo para descubrir cómo se ve".

Es uno de los atletas más 'hot' en Reino Unido y probablemente el más picante de los Juegos Olímpicos de 2016. Su sonrisa, sus definidos abdominales y la ternura que derrocha, han sido claves para meterse al público en su bolsillo.

¡Cuántos y cuántas pagarían por estar frente a ese espejo!