Ya sabemos lo bien que se le da a Rihanna quitarse la ropa, pero lo de quedarse completamente desnuda y cubrirse sólo con serpientes es totalmente nuevo.

De esta guisa ha posado la de Barbados para la portada de la revista GQ. Como dios la trajo al mundo y cubriendo su cabeza o sus partes íntimas con serpientes, se deja fotografiar la cantante.

Una ‘Medusa’ de lo más sexy, provocativa y monstruosa, sobre todo si le colocan esos terroríficos colmillos y esas lentillas que le dan a sus ojos un efecto de lo más raruno.

El encargado de realizar esta sesión ha sido por Mariano Vivanco, que ha sacado el lado más ‘endiablado’ de RiRi a la luz. ¿Será porque Halloween está a la vuelta de la esquina?