A pesar de sus 43 años, Kate Moss se ha propuesto continuar siendo la 'niña mala' del mundo de la moda.

Después de una carrera profesional triunfal pero rodeada de mucha polémica debido a sus fiestas extremas, Kate Moss quiere seguir dando de qué hablar.

La top ha protagonizado un impresionante shooting para la edición de marzo de W Magazine donde posa completamente desnuda. Aunque confiesa que desnudarse le costó más de lo que pensaba porque ella nunca se siente cómoda con su cuerpo: "Desde el principio, los fotógrafos siempre lograron que me quitara la ropa, aunque no me gusta mi cuerpo para nada. Simplemente tuve que sentirme cómoda estando desnuda", dijo Moss a W.