Lo de enseñar pierna y pecho se le ha quedado corto a la cantante. Lady Gaga más atrevida y descarada que de costumbre ha dado el cante como nunca antes lo había hecho y nos ha enseñado su 'florecilla' en todo su explendor. Y no sólo eso porque... ¿qué es lo que ven nuestros ojos? ¿Un piercing? ¿Un salva-slip?

Gaga decidió apostar por un vestido rojo purpurina que aparentemente sólo tenía de especial una abertura en el medio y unas hombreras de impresión. Lo que no sabía la cantante era que su traje se iba a subir unos centímetros de más y que su braguitas tenían vida propia. Así que sus secretos más íntimos florecieron en medio de la noche dejándole to' al aire. ¡Menudo cante que dio!

Ni corta ni perezosa, Gaga siguió tan natural como siempre y no pareció preocuparse por nada. Esta chica le echa tanto morro a la vida que nada consigue sacarle los colores. Y mucho menos enseñar sus intimidades...

La reina del pop ha dejado su trono para pasar a ser una auténtica reina del destape. Y es que lo de enseñar trasero y hacer topless le sabe a poco. Así que que mejor forma para mostrarse más natural que de costumbre que lucir entrepierna y convertise en Lady 'Chuminera' para ser más que nunca ella misma... ¡Sin trampa ni cartón!