A pesar de ser cubano de nacimiento, Juan Betancourt lleva casi media vida trabajando en nuestro país. Descubierto a los 17 mientras paseaba por la calle, con tan solo 23 añitos ya está conquistando el corazón de todo el país.

Ha trabajado para Morellato y para Tom Ford durante casi dos años y ha estado bajo los objetivos de Sergi Pons y Michelle Ferrara en diversas campañas de moda. Y no sólo eso, es que cada vez es más común verle entre las páginas de las revistas de hombres más buenorros a nivel internacional como Vogue Hommes o GQ.

Y como para no ser un conquistador, porque con esa mirada desafiante que te deja sin hipo, esos morritos carnosos y ese aspecto rebelde que te hará enloquecer, Juan arrasa allí a donde va.