¡Madre mía! Desde que Jennifer Lopez se ha quedado soltera lo da todo en el escenario. Ella quería volver al mundo de la música pisando fuerte pero lo visto en la pasada gala de los American Music Awards's ha sido más de lo que esperábamos. Si quería ser el centro de atención, lo consiguió.

Ni Christina Aguilera, con esa nueva figura que luce; ni Selena y Justin Bieber, de lo más enamorados; ni Katy Perry con ese pelo rosa que nos deja medio ciegos? La verdadera reina de la noche fue JLo y su provocativa actuación.

La cantante no dudó ni en lucir tipazo con un mono transparente, el cual ocultaba sus partes más íntimas con pequeños cristales, ni en rozarse de lo lindo con sus bailarines y con su compañero de escena, el cantante Pitt Bull. JLo ya está libre y si tiene que meter culillo en la entrepierna del famoso rapero, lo hace tan tranquila.

Lo gracioso de todo es que Pit Bull, tras rozarse de lo lindo con la ex de Marc Anthony, subió al escenario de nuevo un rato más tarde con el puertorriqueño... Y, además, la cantante movió sus caderas junto al que comentan que es su nuevo novio, Casper, uno de sus bailarines. ¡Vamos! Que con lo celoso que es Anthony, el pobre tenía que estar que echaba chispas?