Beyoncé está embarazadísima! Tanto es así que sus mini vestidos ceden y cenden hasta que la telita no da más de sí y acaba pasando lo que pasa, que entre el embarazo y los antojos, la novia de Jay-Z ya no entra en sus modelitos y estos acaban como en la foto, ¡reventados!

Con un vestido color nude y más brillos que las chaquetas de Michael Jackson, Beyoncé estaba radiante. Lástima que el vestido no haya asimilado el embarazo de la cantante y no haya resistido ante el aumento de peso de nuestra chica.

Un modelazo que le sentaba como un guante, pero cuando te niegas a cambiar de talla durante tu embarazo, pasa lo que pasa. Así que el vestido no dio más de sí y acabó dejando a la luz las curvas de la de Houston.

Aunque llevara una raja de varios centímetros de largo y sus carnes lucieran libres al viento, Beyoncé mantuvo el tipo e hizo caso omiso al roto de su vestido. Eso o que ni se dio cuenta. ¡Menudo corte!