Este miércoles salía a la luz una imagen de Victoria Federica, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, acudiendo a clase en el exclusivo centro St. George de Madrid en un patinete eléctrico y fumando un cigarro.

Una fotografía que ponía en en evidencia la adicción a la nicotina de la sobrina del rey Felipe, quien acaba de cumplir 18 años y a la que han intentado proteger del interés de la prensa por su mayoría de edad.

Sin embargo, parece que Victoria Federica comparte este vicio con su hermano Felipe Juan Froilán, que también mostró este verano durante su asistencia al festival de Starlite, en Marbella.

La diferencia con Victoria es que no existen imágenes de ese momento, pero sí de otro en el que fumaba un puro en el verano de 2017, cuando el joven estaba celebrando que se acababa de graduar en el Blue Ridge School, el internado en el que concluyó sus estudios preuniversitarios.

Esta afición poco saludable es algo que la reina Letizia detesta por completo y por la que ha reñido a varios miembros de su familia, como a su abuela Menchu Álvarez del Valle. En 2017, Letizia viajó a Oporto para asistir a la 7ª Conferencia Europea Tabaco o Salud organizada por la Liga Portuguesa Contra el Cáncer y allí admitió que es una "enfermedad" y una "amenaza social y médica más importante".