El próximo 4 de agosto se celebrará el cumpleaños de Meghan Markle, y su padre, Thomas Markle, ha confesado en una entrevista con Daily Mail que no tendrá ninguna manera de felicitar a su hija: "Quiero enviarle una tarjeta. Pero si le mando una tarjeta de cumpleaños al Palacio de Kensington o dónde esté viviendo ahora, será una más y probablemente nunca la vea".

Y es que según ha confirmado, la Casa Real habría cortado cualquier forma de comunicación con él tras la última polémica protagonizada: "Me ha cortado por completo. Solía tener un número de teléfono para sus ayudantes personales en el Palacio, pero después de mis palabras críticas sobre cómo la Familia Real ha cambiado a Meghan, lo han cortado. Esos números están desconectados y no tengo manera de contactar con mi hija".

Pero esto no es todo, las próximas declaraciones te romperán el corazón. Thomas, que ya intentó en su momento recuperar la relación con la Duquesa de Sussex y esposa del príncipe Harry, se ha sincerado: "Quizás sería más fácil para Meghan si yo muriera. Todo el mundo mostraría su simpatía hacia ella", remarcando que su salud no es la que era, aunque finalmente ha añadido: "Sin embargo, espero que nos reconciliemos porque odiaría morirme sin hablar con Meghan de nuevo".

¿Se pueden interpretar estas palabras como una "tregua" de Thomas a su hija?