Meghan y Harry no paran de ser noticia en su viaje oficial por Oceanía. Primero nos enteramos de que Meghan estaba esperando su primer hijo, luego tienen que evacuar a la Duquesa de Sussex de emergencia durante un acto en un mercado, y ahora, han sufrido un terrible susto durante su último vuelo en el aeropuerto de Sydney.

“Había un avión en la pista que tardó un poco en rodar, desafortunadamente no había despejado la pista. Estábamos demasiado cerca, así que se tomó la decisión de abortar el aterrizaje. Era lo que llamamos un enfoque perdido”, estas fueron las palabras del capitán Rosser después de que el avión se viera obligado a abortar el aterrizaje segundos antes porque otro avión estaba en la pista.

Pero, menos mal, todo quedó en un susto sin heridos.