La muerte de Érika Ortiz, hermana pequeña de la reina Letizia, fue uno de los golpes más duros que ha tenido que afrontar la familia Ortiz Rocasolano. Hace 12 años, un 7 de febrero de 2007, el cuerpo de Érika fue encontrado sin vida dentro de su domicilio en el barrio de Valdebernando, en Madrid.

Ante la tragedia, la familia Ortiz Rocasolano quedó destrozada, e incluso los Borbón no dudaron en anular cualquiera de sus compromisos institucionales para apoyar a Letizia.

Aunque, sin duda, fue su hija Carla la más afectada, la cual tenía 7 años por aquel entonces. La joven tiene muy presente a su madre fallecida y no ha dudado en rendirle un precioso homenaje en el aniversario de su muerte.

"A veces pienso qué te hicieron, yo sé que no eras tú y que si hubiese sido por ti no hubiese cambiado nada. El hecho es que cambió y yo pienso en ti todos los días y aunque a veces llore, pienso en ti de una forma alegre, en nuestros viajes, etc..." escribía Carla. "Fue breve, sí, pero también fue intenso y vaya si fue intenso... Nos pasaron más cosas en seis años que a alguien en toda una vida", concluía.

Además, hace poco que la sobrina de la reina Letizia compartía una imagen de su madre en su Instagram Stories.