Meghan Markle es la nueva ‘princesa del pueblo’ y muestra de ello es que, pese a que intenta ceñirse al protocolo, su naturalidad y espontaneidad hace que a veces cometa ‘errores’ que causan auténtico revuelo en Reino Unido.

Este martes acudía a su primer acto oficial en solitario donde deslumbraba con un diseño de Givenchy. Asistía a la Royal Academy para inaugurar una exposición, y allí tuvo un espontáneo gesto que ha provocado un gran revuelo.

Al bajarse del coche, cerró ella misma la puerta. Muchos han calificado este acto de “humilde” y de “persona con dos pies en el suelo”. Algo que ha provocado todo tipo de opiniones, como la del actor Mike Bubbins que ha escrito: “Me he sentido tan inspirado por Meghan que esta mañana al salir de casa he cerrado la puerta”. O el del humorista Mark Wither, que ha opinado: “Meghan cierra la puerta, ¿a dónde vamos a llegar?”.

A este debate se han sumado los expertos en protocolo que han asegurado que un miembro de la familia real en visita oficial y con coche oficial, debería tener a alguien a su alrededor que le abriera y cerrara la puerta.