Arévalo fue el anfitrión de un domingo de paella para el rey Juan Carlos y la infanta Elena. Esta última no era la primera vez que disfrutaba de las dotes culinarias del humorista, pero en esta ocasión acudió acompañada por su padre, del que casi no se separa.

A esta comida también asistió Bertín Osborne, amigo íntimo de Arévalo, junto a su mujer Fabiola y sus hijas Alejandra, Eugenia y Claudia, así como otros amigos que lo pasaron en grande entre chistes y anécdotas.

Pero las críticas de algunos usuarios de las redes sociales por la invitación de Arévalo al rey emérito han cabreado al humorista, que comentaba en sus redes: “Muy contento de hacer una paella al Rey Emérito. Don Juan Carlos y Doña Elena, con buenos amigos y el arroz en su punto”, junto a una imagen de los comensales. A ellos había usuarios que contestaban: “Si fuera para una familia pobre no lo harías”.