La reina Letizia ha optado de nuevo por sacar su lado más seductor en el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo. El año pasado formó un auténtico revuelo cuando optó por un modelito mini firmado por Teresa Helbig en blanco y negro.

En esta ocasión ha vestido un modelo de Carolina Herrera en negro con una pincelada lateral en blanco. De corte midi, lo más destacado es su pronunciado escote.

Un sofisticado estilismo que ha complementado con el mítico clutch de la firma Bottega Veneta en negro, un icónico accesorio valorado en 1.400 euros que ya hemos visto en otras reinas como Máxima de Holanda.