La reina Letizia ha decidido celebrar su cuarenta y cinco cumpleaños con sus seres más queridos y cercanos. La gran ausencia ha sido la de su marido el rey Felipe VI, quien por motivos de agenda ha tenido que acudir este fin de semana al centenario de la Aviación Naval de España en Rota. Motivo por el que no ha podido acompañar a su mujer durante la fiesta de aniversario que ha organizado.

De esta manera, la reina ha disfrutado de un cumpleaños peculiar y más íntimo. Ha pasado el día rodeada de amigos y personas de su círculo más privado, además de disfrutar de la compañía de sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Así, la reina ha querido despejar su agenda para tener un día alejada de los focos y de actos oficiales. Ya que en los últimos años la monarca ha vivido unos cumpleaños muy diferentes en los que tuvo que llevara a cabo varios compromisos de agenda.

Y, aunque en esta ocasión el rey y la reina no hayan podido celebrar esta fecha tan señala para ellos seguramente tiene algún plan de dos para cuando Felipe VI vuelva.