La reina Letizia ha vuelto a sorprender con su estilismo, y es que la monarca no tiene miedo a la hora de arriesgar. Una fórmula que le funciona a las mil maravillas y gracias a la cual ha conseguido una vez más sobresalir. Y es que en la cena oficial que han ofrecido Moon Jae-In y su esposa, Kim Jung-Suk, a modo de despedida, la reina estaba simple y sencillamente espectacular.

La monarca ha optado en esta ocasión por unas arriesgadas transparencias, con un fabuloso vestido en tono coral que llevaba bordados florales en negro y fucsia. Un diseño de la marca favorita de Kate Middleton, Temperley London, en el que lo que más ha llamado la atención ha sido el escote efecto tatuaje y las mangas puffy. Además, para rematar un look perfecto, Letizia ha optado por un original recogido bajo que resaltaba los maxipendientes de rubíes y diamantes en forma de pájaro.

La esposa del rey Felipe ya había destacado con el colorido y floral look que había escogido para la entronización del emperador Naruhito a su llegada a tierras niponas, a lo que siguió un ideal vestido de princesa en tono fucsia para la cena de gala celebrada por la noche en el Palacio Imperial.

Reina Letizia | Gtres

Seguro que te interesa...

La primera foto de la reina Letizia y su hijas con su hermana Telma Ortiz y su novio