Después de toda la polémica que se ha generado tras conocerse que el padre de Meghan Markle, Thomas Markle, había llegado a un acuerdo con una agencia por una importante suma de dinero para que le tomasen fotos mientras se preparaba para acudir a la boda de su hija, el padre de la actriz finalmente ha decidido no acudir al enlace de su hija con el príncipe Harry.

Según publica el portal de noticias TMZ, el padre de la intérprete ha tomado esta decisión para demostrar que no tenía ningún interés en hacer daño a su hija ni aprovecharse de su boda.

Una situación bastante delicada que ha provocado que Thomas vuelva a sufrir molestias de corazón después del ataque que sufrió hace 6 días. El padre de Meghan asegura que los dolores se han desencadenado tras todo el revuelo que se ha montado con la venta de las fotografías. Unas molestias que han llevado a Thomas a regresar al hospital de nuevo según recoge el citado portal americano.