Pistoletazo de salida para las vacaciones de la Familia Real española. La Princesa Letizia se ha hecho de rogar, pero con su llegada a Palma de Mallorca, ayer por la tarde, ha dado comienzo el periodo de descanso para su familia. Letizia llegó acompañada de sus dos hijas, las pequeñas Leonor y Sofía. Las chicas de la casa llegaron al Club Náutico justo a tiempo para asistir a la segunda regata de la Copa del Rey.

Toda la familia al completó posó para los medios antes de ir al embarcadero. Una vez allí, el Príncipe Felipe bromeó con su rival y hermana, la Infanta Cristina. Después ayudó a sus mejores animadoras, mujer y madre, a subir a la embarcación. ¿Le dio suerte el saltito que pega Letizia? Quizá la princesa marca tendencia en cómo saltar a un barco y salir muy mona del intento. Los príncipes se dieron un beso 'exprés' antes de que comenzase la competición, no vaya a ser que se desconcentre... En la orilla sus mujercitas, Letizia, Leonor y Sofía, esperaron al final de la regata.

¿A quién animaría la Reina Doña Sofía? A su hija Cristina o a Felipe. Al final de la segunda jornada marítima tocó concierto de Jaume Anglada, íntimo amigo del príncipe. Letizia dejó en casa su veraniego vestido blanco y optó por algo más moderno y llamativo: pantalón fucsia y camiseta estampada. La familia al completo disfrutó de la música y así es como finalizó su primer jornada de vacaciones.