Celebrities » Sangre Azul

AJENOS A LAS POLÉMICAS DE LA CASA REAL

Los Príncipes de Asturias celebran su octavo aniversario de boda

Han pasado ocho años desde que la periodista Letizia Ortiz y el príncipe Felipe se dieran el ‘sí quiero’ en la Catedral de la Almudena. Ahora, convertidos en Príncipes de Asturias y ajenos a todos los desbarajustes que está viviendo la Casa Real, los herederos de la Corona se encuentran cumpliendo con su agenda en Málaga, sin tener prevista ninguna celebración fuera de la Zarzuela.

Publicidad

Miriam Frías Mena | Madrid
| 22.05.2012 12:22

Parece que fue ayer cuando el príncipe Felipe y la periodista Letizia Ortiz se convertían en marido y mujer, en lo que era ‘la boda del año’. Un día que amaneció diluviando y en el que el Pertegaz de la novia, poco pudo lucirse dentro de ese Rolls Royce acristalado que la llevaba hasta la Catedral de la Almudena. Una ceremonia donde la lluvia, la patada de Froilán, la ausencia de Ernesto de Hannover y los novios, fueron los principales protagonistas.

A partir de ese momento, y como Príncipes de Asturias, Don Felipe y Doña Letizia adquirieron el papel de futuros herederos de la Corona. Un camino duro y que no fue muy alabado en sus comienzos, sobre todo para la ex presentadora del telediario. Sin embargo, todo eso quedó atrás y poco a poco se ha ido convirtiendo en una mujer de la realeza admirada por su sencillez, seguridad y elegancia a la hora de vestir y saber estar.

Han sabido educar a sus hijas Leonor y Sofía en una estricta ‘normalidad’ y mantenerse ajenos a los escándalos que está viviendo últimamente la Casa Real. De hecho, se les considera, según la prensa extranjera, como "los salvadores de la monarquía española". En los actos oficiales su presencia cada vez es más fuerte y se rumorea que ya están listos para tomarles el relevo al rey Don Juan Carlos y a la reina Doña Sofía.

Ocho años desde aquel ‘si quiero’ que celebrarán cumpliendo con su agenda en Málaga. Nada de grandes celebraciones, ni actos públicos. Una cena privada al llegar a Zarzuela para recordar todo lo que ha llovido desde aquel 22 de mayo de 2004, pasado por agua y que convirtió a una 'chica de barrio' en la futura Reina de España.

Publicidad