El príncipe Harry y Meghan Markle están tan enamorados que a veces se les olvida que tienen todas las miradas y cámaras sobre ellos. Y es que, desde que se comprometieron, los Duques de Sussex no paran de regalarnos muestras de cariño en público, importándoles poco el protocolo.

La última pillada ha sido el príncipe Harry poniéndole la mano de forma muy natural a Meghan en el culo, dejándola pasar para entrar en el avión delante de él, cuando se dirigían de Australia a Nueva Zelanda.

Esta muestra de cariño es algo típico y normal en una pareja, pero llama a atención que, siendo quién es, el pelirrojo se tome estas licencias en público.

Y como no, las redes sociales, siempre atentas a lo que suceda en el universo celebrities y de los royals, no han dejado pasar este momento.