El príncipe Harry ha viajado a Edimburgo para cumplir con uno de sus últimos compromisos como miembro de la Familia Real. Allí ha participado en una iniciativa sostenible que tiene como objetivo ayudar a los turistas a elegir vuelos ecológicos.

El nieto de Isabel II ha llegado a la ciudad en tren y no en avión, después de las críticas que recibieron tanto él como su mujer, Meghan Markle, por el uso de jets privados durante sus vacaciones hace unos meses.

Pero el mejor momento ha venido cuando antes de su intervención le han preguntado por cómo quería ser presentado, a lo que él ha contestado: "Llámame solo Harry". Y así hizo el anfitrión, Ayesha Hazarika, según recoge el Daily Mail: "Ha dejado en claro que todos debemos llamarlo Harry. Entonces, damas y caballeros, denle una gran bienvenida escocesa a Harry".

Y es que la reina Isabel ha prohibido rotundamente a Harry y Meghan usar el título de 'royal' en su beneficio, y es que cuando ella dijo que la retirada de los Duques de Sussex de la casa real británica iba a generar una situación compleja, se refería a cosas como esta.

Seguro que te interesa...

Se hace público el desgarrado mensaje de Caroline Flack, la exnovia del príncipe Harry, antes de quitarse la vida