El príncipe Guillermo y Kate Middleton quisieron aparentar normalidad cuando este fin de semana acudían a las carreras de Norfolk transmitiendo una imagen de calma y tranquilidad, pese a los rumores que apuntaban a una supuesta infidelidad del primogénito del príncipe Carlos y Diana de Gales a su mujer.

Pero ahora el portal Infobae ha sacado a la luz las imágenes que podrían demostrar que Guillermo le puso los cuernos a Kate durante su tercer embarazo con Rose Hanbury, la marquesa de Cholmondeley, y una de las íntimas del círculo de la Duquesa de Cambridge.

En las fotos se puede ver al fondo a Guillermo charlando con una mujer, que sería Rose, y sería ahí cuando se produjo la infidelidad con esta aristócrata que está casada con David Rocksavage, 25 años mayor que ella, con el que pasó por el altar cuando ella estaba embarazada de sus gemelos.

De hecho el ditanciamiento entre Guillermo y su hermano, el príncipe Harry, también se debería a esta supuesta infidelidad que todavía planea sobre el primogénito, y eso que ya él se encargó de desmentirlo con una nota de prensa a través de un despacho de abogados.