La princesa Amalia de Holanda está sufriendo las consecuencias de una sociedad en la que el físico suele ser lo que más cuenta. Los medios europeos han convertido a la adolescente en el centro de los dardos por, según señalan, sus formas redondeadas, afirmando que tiene sobrepeso.

Los comentarios se multiplicaron especialmente a raíz del posado de la familia real holandesa durante sus vacaciones de invierno. Y es que Amalia llevaba puesto un abrigo negro que llevó su madre cuando estaba embarazada de siete meses de su hermana, la princesa Ariane.

Tan viral se hizo la imagen de la joven que, cuando acompañó a sus padres a una boda, el hashtag #Amalia se convirtió en trending topic a través de comentarios que se burlaban de ella. De ahí que una prestigiosa periodista holandesa haya dado la cara por ella con un artículo bajo el título: “Eres la princesa sol. La chica más bella del país”, plantando así cara a medios como el diario alemán ‘Bunte’ que la llamaba “la princesa con sobrepeso”.