Días antes de la boda se descubrió que el padre de Meghan Markle, Thomas Markle, había firmado un suculento contrato con una agencia para que le fotografiasen mientras se preparaba para acudir a la boda de su hija con el príncipe Harry que tuvo lugar este pasado 19 de mayo.

Tras hacerse público que el padre de la intérprete estaba intentando sacar rentabilidad al enlace de su hija con el Príncipe, fue tal la polémica que se generó que el padre de Meghan decidió no acudir a la ceremonia. Tanta presión soportada provocó que el padre de Meghan, operado hace seis meses del corazón, volviera a sufrir dolencias cardíacas y se ha visto obligado a ser intervenido de nuevo.

Dos días después de la ceremonia, Thomas Markle ha sido fotografiado en la ciudad mexicana de Rosario donde se recupera de su operación cardíaca. La fotos han sido publicadas en exclusiva por el Daily Mail.