El príncipe Guillermo ha pasado un fin de semana de lo más entretenido mientras su familia conmemoraba el día de la Commonwealth el pasado lunes. Unos actos que celebra toda la familia real cada año. La reina Isabel II, el príncipe Felipe, Carlos y Camila, los duques de Wessex y el príncipe Enrique no se quisieron perder la misa en la Abadía de Westminster.

Uniéndose a la ausencia de su marido, Kate tampoco fue a la misa. Ella decidió pasar un fin de semana tranquilo con los niños en la casa de campo mientras su marido disfrutaba con sus fieles amigos Guy Pelly, James Meade y Tom van Stranbenzee, y con ellos la modelo australiana Sophie Taylor, empleada de la discoteca Farinet, donde el príncipe fue visto con sus amigos después de esquiar.

Las imágenes del impresionante fin de semana de Guillermo han escandalizado a los medios británicos. En muchas de las fotos se ve al duque de Cambridge riéndose con la modelo australiana que estaba acompañada por su novio, Aaron Goodfellow. Pero debido a su ausencia en tan conmemorativo día para los ingleses, la prensa británica ha reprochado su comportamiento.

Debido a las críticas y rumores que ha recibido la familia, Kensington envió un comunicado confirmando su asistencia a los actos de Commonwealth. Además, el portavoz del palacio salió en defensa de los duques de Cambridge: "El año que viene, probablemente, no faltarán a la cita imperial de la misa y la posterior recepción a la familia de naciones".