La boda entre Meghan Markle y el príncipe Harry ha acaparado todos los titulares y portadas de los medios en todo el mundo desde que se casaron el pasado 19 de mayo. Muchos han sido los comentarios que ha generado el enlace pero, quizás, uno de los aspectos que más ha dado de qué hablar ha sido el vestido de novia de la duquesa de Sussex.

Para la ceremonia Meghan escogió un sencillo diseño firmado por Clare Waight Keller, primera directora creativa para Givenchy, en el que destacaba el escote en barco del vestido. Un look que ha generado alguna que otra polémica como los rumores de plagio a los que se ha tenido que enfrentar.

Al parecer la diseñadora Emilia Wickstead habría comentado tras ver el modelito que su firma tenía un vestido muy muy similar. "Su vestido es idéntico a uno de nuestros vestidos", dijo según recoge el 'Daily Mail'. Además este medio, también habría publicado que la modista criticó el peinado y el resultado final del look: "Si eliges un diseño simple, el ajuste debe ser perfecto. Su vestido de novia estaba bastante suelto".

Unas palabras que han suscitado un gran revuelo por lo que la misa Wickstead ha tenido que emitir un comunicado desmintiendo las palabras que recogen los medios ingleses: "Estoy tremendamente apenada por los comentarios que han aparecido en la prensa y en los medios online los pasados días", rezaba el principio de la nota que publicó en sus redes sociales.

Para seguir alabando el trabajo de Givenchy y lo guapa que estaba la novia en su boda: "Su Alteza Real, la Duquesa de Sussex, estaba absolutamente preciosa el día de su boda y tengo la más profunda admiración y respeto por ella. No pienso que su vestido de novia sea una copia de uno de nuestros diseños. Tengo un gran respeto por Clare Waight Keller y la casa Givenchy, una gran fuente de inspiración para mí. Les deseo a sus Altezas Reales, el Duque y la Duquesa, una maravillosa y feliz vida juntos llena de amor".