El príncipe Harry no podía disimular lo muy enamorado que está de Meghan Markle. En cuanto la ha visto aparecer vestida de novia del brazo del príncipe Carlos, su cara lo decía todo. Un momentazo muy comentado en las redes sociales y es que quién nos iba a decir que el pelirrojo, con lo ‘malote’ que parecía tiempo atrás, pudiera mostrarse tan tierno.

Es más, cuando su ya mujer ha llegado al altar, Harry no ha podido disimular lo impresionado que estaba y, ni corto ni perezoso, y sin importarle los millones de miradas que estaban clavadas en ellos en esos momentos, le ha soltado a Meghan un piropo: "You look amazing. I´m so lucky (Estás increíble, soy muy afortunado)".

Los recién casados no han dejado de dar muestras de lo muy enamorados que están desde el minuto uno, y durante su boda todo el mundo ha sido testigo de sus miradas y sonrisas cómplices, además no se han soltado de la mano ni un solo segundo. ¡Qué bonito!