Tras las muchas acusaciones e idas y venidas entre Thomas Markle y su hija, Meghan, es de esperar que ni siquiera llegue a conocer a su nieto recién nacido. Un niño al que todavía no le hemos visto la carita y del que desconocemos el nombre, aunque si sabemos que su llegada ha llenado de felicidad a la familia real británica, como bien declaró el príncipe Harry pocas horas después del nacimiento.

Mientras Doria Ragland, madre de Meghan, ha estado a su lado en todo momento apoyándola tanto a ella como a su yerno, el príncipe Harry, a Thomas no le ha quedado más remedio que limitarse a un comunicado.

"Estoy feliz de haber sabido que la madre y el niño están bien. Estoy orgulloso de que mi nuevo nieto haya nacido en la Familia Real Británica y estoy seguro de que crecerá para servir a la Corona y al pueblo de Gran Bretaña con dignidad y honor. Dios bendiga al niño, al que deseo salud y felicidad, y envío mis mejores deseos a mi encantadora hija, la Duquesa Meghan, y al Príncipe Harry. Que Dios salve a la Reina", afirmaba en el mismo.

De momento no le queda más remedio que esperar para ver si Meghan finalmente permite a su padre acercarse a su nieto, o si su decisión de vetar completamente a su familia paterna es irrevocable.