Thomas Markle, el padre de Meghan Markle, se convirtió en el protagonista ausente de la boda de su hija con el príncipe Harry tras sus problemas de salud que le impidieron asistir al enlace, además de la polémica que protagonizó por haber pactado unas fotos con un paparazzi.

Ahora Thomas está de nuevo en el punto de mira ya que ha sido acusado en los últimos días de haberle pedido dinero a Meghan antes de la boda. Los problemas económicos es algo que siempre le han rodeado, de hecho parece ser que el hecho de que viva en México estaría relacionado con ello.

Pero ha salido al paso de estas informaciones declarando al portal TMZ que en ningún momento ha pedido dinero a la ahora Duquesa de Sussex, y ha calificado el asunto de “simples tonterías”. Es más, ha revelado que nunca le ha pedido dinero para nada y, en el caso de que contactara con ella, está seguro de que le prestaría ayuda. Además, ha afirmado que lo de llevar una vida tranquila y austera es elección suya ya que en estos momentos “no necesito nada más”.