Si algo caracteriza al pequeño príncipe George es su espontaneidad, y es que el hijo de Kate Middleton y el príncipe Guillermo siempre termina protagonizando las anécdotas más tiernas.

Y con la reciente llegada al mundo de Baby Sussex, acaba de salir a la luz el que posiblemente sea el suceso más tierno protagonizado por el futuro heredero al trono.

Todo ocurrió hace meses, según ha relatado Phil Dampier, periodista del tabloide británico The Sun.

El medio publicó en enero una exclusiva en la que relataba la divertida ocurrencia que tuvo el hijo de los duques de Cambridge durante un paseo por el parque. En ese paseo, el pequeño George se cruzó con una mujer anónima, la cual le preguntó por su nombre, y la respuesta del niño no fue otra sino Archie, el nombre de su primito recién nacido.

"Solo con tal de ser amigable, charlé un poco con George y le pregunté cómo se llamaba pese a que obviamente sabía cuál era su nombre. Para mi sorpresa, me dijo 'Me llamo Archie' con una amplia sonrisa en su cara. No sé por qué se llama a sí mismo Archie, pero los niños a veces juegan con sus nombres y me parece adorable", afirmó en su momento la mujer en cuestión.

Esta ocurrencia hace pensar en que George podría haber escuchado el nombre de boca de sus tíos, Meghan y Harry, lo que indica que los duques de Sussex ya estaban barajando el nombre de Archie desde hace meses.